Que nadie toque tus creencias limitantes.

pared

Está muy de moda hacer procesos de coaching o psicoterapia basados en cambio de creencias, pero desde mi experiencia os puedo asegurar que no es correcto hacer cambios de creencias (especialmente de creencias limitantes). A veces, al mirar un conflicto o un bloqueo desde una perspectiva lo identificamos como “malo”, pero si observamos ese conflicto desde otras perspectivas descubrimos que forma parte de un sistema, y si lo observamos de forma global, nos daremos cuenta que ese conflicto no es un conflicto, es una “venda” para una herida emocional que no está sanada.

Tus creencias son estructuras cognitivas complejas y están ahí como conclusión, no como error. Debes pensar como piensas para no hacer cosas para las que no estás preparado/a en ese momento, y no es que no tengas la capacidad para hacerlas, lo que sucede es que hay dolor acumulado dentro de ti, de experiencias que internamente no han sido resueltas y gracias a tus limitaciones se mantiene latente y no se desborda.

Descubrirás que en etapas de mucho estrés, conflictos que parecían resueltos reaparecen y junto a ellos aparece dolor en tu cuerpo, ya sean contracturas, dolor de estómago, dolor de cabeza… El estrés está abriendo tus heridas.

Tu mente te ha puesto unos topes porque sabe que en este momento no puedes correr más y si lo haces las piezas que no están bien se romperán y tendrás un accidente. Lo que hay que hacer no es quitar lo topes, lo que hay que hacer es sanar tus heridas.

Cuando tus heridas no estén, descubrirás que tus topes desaparecerán, tus creencias limitantes se desvanecerán por si solas y tu mente te dejará correr y avanzar tanto como desees porque no hay nada que le guste más que vivir experiencias nuevas.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *